viernes, 22 de octubre de 2010

HORACIO QUIROGA

EL 900 EN EL URUGUAY


El Uruguay surge maduro a la vida literaria del 900, en una época de relativa paz y de creciente estabilidad económica.  La nueva generación literaria es modernista e irrumpe en el plano de la cultura nacional y latinoamericana con la “Revista Nacional de Literatura y Ciencias sociales” dirigida por Víctor Pérez Petit, José Enrique Rodó y los hermanos Martínez Vigil, en 1895.
El período se cierra con la muerte de Rodó.  De las grandes figuras literarias de esa generación, Herrera y Reissig y Florencio Sánchez, mueren en 1910, Delmira Agustini en 1911.
Rodó es uno de los 4 pensadores del 900 que influyen o actúan sobre la realidad del momento.   La vida social, económica y política de Montevideo se basaba en una economía promisoria que disfrutaba la nueva clase de comerciantes de Montevideo, que gustaban de la opulencia.
Se gesta con ellos una nueva conciencia cívica y política sustentada por una ideología que tuvo sus intérpretes y también sus antagonistas.
A Rodó en necesario estudiarlo  como pensador y artista.
El pensamiento de Rodó ilustra un momento singular de la historia, la filosofía y la estética latinoamericanas.  Rodó  pretendió y logró poner en circulación las ideas que él creía verdaderas, ejerciendo una contribución viva a la conformación de nuestra cultura.
ARIEL es el resumen de la primera etapa de su propósito, que tenía, como ninguna otra formulación en aquel momento sentido histórico para el continente.
Luego de Ariel su pensamiento ahondará en el tema de la personalidad individual y colectiva, concentrada en su obra magna PROTEO.  En este sentido la obra de Rodó exhala un saludable rechazo hacia la mediocridad.
La figura de Rodó, pues, representa la máxima expresión del pensamiento del 900. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada