viernes, 22 de octubre de 2010

JOSÉ MARTÍ

         

 

      JOSÉ  MARTÍ

BIOGRAFÍA:
José Martí, antes que Darío, postula la necesidad de un idioma poético en esencia latinoamericano: la independencia política deberá implicar, necesariamente, también una independencia cultural.  Su estética se apoya en una ética: el arte debe ser útil a los hombres.
Nacido en La Habana, Cuba, en 1853, su vida estuvo signada por la lucha a favor de la independencia cubana.  Participa en la Guerra de los Diez años, a partir de la cual fue desterrado a España, donde publica “El presidio político en Cuba”, el primero de sus numerosos escritos políticos.  En 1878 regresa a su país, pero es deportado nuevamente por sus actividades revolucionarias.  Murió combatiendo por su amada isla en 1895.

MARTÍ Y EL MODERNISMO
Con el movimiento llamado MODERNISMO,  la literatura hispanoamericana sale por primera vez de sus confines continentales y comienza  a proyectarse a Europa.  Sólo con el estallido de este movimiento una literatura hispanoamericana comienza a hacerse posible.  Porque para que exista una literatura  es necesario que exista un espacio donde obras y autores son discutidos y evaluados.  Ese espacio crítico sólo comienza realmente en la América hispánica con el Modernismo.  De los distintos grupos que se fueron formando a lo largo y a lo ancho del continente, algunos escritores comenzaron a emerger fuera de las fronteras nacionales.  Por primera vez, sus obras fueron leídas y publicadas en otros países del continente, inclusive en España y en Francia.
El MODERNISMO no apareció de golpe en un país determinado del continente americano.  Fue surgiendo casi simultáneamente en varios países de la zona norte de  América, hacia el último cuarto del siglo XIX.    En los países de esta área, la formación de sociedades de incipiente capitalismo empezó a producir un público algo más sofisticado, que estaba al día con los últimos desarrollos de la cultura europea.  Periódicos y revistas comenzaron a proliferar en las ciudades que crecían rápidamente.
Por primera vez apareció un público capaz de mantener y alentar un cuerpo de escritores profesionales.   Esto ocurrió en Ciudad de México, La  Habana, Bogotá, Santiago de Chile,  Bs. As. y Montevideo.
Poetas como los mexicanos SALVADOR DIAZ MIRON y MANUEL GUTIERREZ NÁJERA, los cubanos JOSÉ MARTÍ y JULIÁN DEL CASAL y el colombiano JOSÉ ASUNCIÓN SILVA ya habían producido en los años ochenta del siglo una transformación notable del lenguaje español y de la poesía del tiempo.  Esa transformación preparó el terreno para la obra de RUBEN DARÍO.
Al comienzo el movimiento modernista (o mejor llamado pre-modernista) consistió casi exclusivamente en un pequeño número de literatos más o menos aislados que estaban insatisfechos con el romanticismo y el realismo, y estaban buscando nuevas formas de expresión poética.  En su búsqueda fueron directamente a las fuentes francesas.  Aunque sólo MARTÍ  visitó París, estaban al tanto de la nueva literatura a través de la literatura cuidadosa de libros y periódicos literarios.
SALVADOR DÍAZ MIRON daba eco a los poemas de BAUDELAIRE,  DEL CASAL mantenía correspondencia con el autor KARL HUYSMANS.
Por residir en EE.UU. MARTÍ  tenía acceso directo a las novedades trasatlánticas y divulgó las últimas novedades: la poesía de Walt Whitman, la pintura de los impresionistas franceses.
Gracias a ese nuevo contexto internacional los modernistas pudieron abandonar la pesada y provinciana retórica del  siglo XIX  y comenzaron a escribir en una forma más flexible y elegante.
En poesía siguieron tanto a los parnasianos en su búsqueda de la expresión perfecta y la imagen escultural, como a los simbolistas es su exploración de la musicalidad del verso .
El lema de Paul Verlaine “Música ante todo” se habría de convertir en su consigna.
También encontraron otras fuentes de inspiración en los maestros de la poesía medieval española.
MARTÍ , por ejemplo, sobresalió en mezclar lo viejo y lo nuevo para producir versos que ayudaran a revolucionar la lírica de su tiempo.

El MODERNISMO conserva rasgos del romanticismo y  una influencia del parnasianismo y simbolismo franceses, al tiempo que se vuelve hacia atrás, hacia los siglos de oro españoles buscando fuentes y modelos.  Es por ello que hay críticos que le llaman “síntesis de corrientes”.  A lo anterior debemos agregarle el anhelo de originalidad, romper viejas estructuras del idioma. O crear sin imitar, tratando de ser “Moderno” cada día.
Enumeramos las características esenciales del movimiento:
a)   desdén por la “chatura” del ambiente burgués y escape temático hacia lo aristocrático
b)    sensorialismo: el mundo se despliega colorido y sonoro, también el ritmo y la melodía se descubren y se tratan como elementos esenciales
c)    posibilidades ciertas de vivir de lo que se escribe, debido a cambios sociales y económicos, y a un mayor consumo de obras literarias. Esto permite al escritor concentrarse en su tarea y perfeccionar su oficio.
d)    Renovación formal en la prosa y en la lírica.

También encontramos una voluntad de los autores de ponerse al día con su historicismo, en este sentido el MODERNISMO es también AMERICANISMO .  América es el gran tema de los escritores.  Hay  una necesidad de reflexionar sobre ella, tratando de salvarla de riesgos y errores.
MARTÍ fue catalogado, durante largo tiempo, como el precursor del modernismo.  Hoy se lo considera iniciador.
Hay quienes coinciden que el inicio de esta corriente es la publicación de “Ismaelillo” en 1882 (otros optan por la publicación de “Azul” de Rubén Darío en 1888).




LA OBRA DE JOSÉ MARTÍ

Se caracteriza por su precocidad y riqueza y abarca desde cartas y poemas escritos a los 15 años, hasta páginas de un diario de campaña que llevó hasta pocas horas antes de morir.
     Abordó todos lo géneros, sus obras teatrales juveniles “Abdals” , “Amor con amor se paga” han quedado como testimonio de su inquietud patriótica.
Tampoco su novela “Amistad funesta” es un logro cabal.

En su obra lírica se destacan cinco momentos: el primero es su poesía primera y no fue valorizada por su autor. “Los verdes libres” fueron escritos entre 1878 y 1882 y publicados después de su muerte.
“Ismaelillo” fue publicado por primera vez en 1882 y tiene el mismo tono de alegría clara, de gracia y esperanza que aparecerá en los poemas de “La Edad de Oro”.
El cuarto grupo lo compone un libro proyectado que no llegó a publicarse “Flores del destierro” y anuncia la culminación lírica (quinto momento) que es “Versos sencillos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada