viernes, 22 de octubre de 2010

JUANA DE IBARBOUROU






                            



            JUANA  DE  IBARBOUROU


Nace en Melo en 1892 y muere en Montevideo en 1979.
Es poeta y narradora.  No es posible ubicarla en  una corriente literaria determinada, pero en su obra, sobre todo en sus primeros libros, se constata una actitud de acercamiento a la realidad, que se da en su época en toda la literatura hispanoamericana.  También en sus primeros libros, el lenguaje tiende a ser sencillo y transparente (alejándose de la herencia modernista), aunque lleno de una fresca sensualidad.
Cronológicamente, y teniendo en cuenta las fechas de sus primeras publicaciones, integra la generación de 1930, grupo de escritores uruguayos que tuvo como rasgos comunes: un fuerte individualismo y una actitud de búsqueda de nuevas fórmulas expresivas.
Entre ellos encontramos a Luisa Luisi, Juan Carlos Abellá, Carlos Sabat Ercasty, Julio J. Casal, Pedro Leandro Ipuche.
De todos ellos la figura que más se destacó en ese período fue Juana De Ibarbourou.
También entre las tres poetisas uruguayas que surgieron entre las primeras décadas del siglo XX (María Eugenia Vaz Ferreira, Delmira Agustín y Juana) es la de más extensa obra y la más reconocida internacionalmente, pues recibió numerosos premios y distinciones.
En 1929 fue proclamada en el Palacio Legislativo “Juana de América”, en un acto público al que asistieron personalidades de varios países.
En 1953 recibió en EE.UU., el título de “Mujer de las Américas”.  Como contrapartida, y contrastando con la breve y trágica existencia de Delmira Agustín, la vida de Juana fue larga, la sociedad de su época la convirtió en un mito y la olvidó como ser humano.
Pasó sus últimos años en su casona de la avenida 8 de octubre, en un enclautramiento voluntario.
Sus temas recurrentes son el amor y la naturaleza, a menudo estrechamente ligados por la vivencia panteísta del mundo.
En la etapa de la madurez, su poesía se vuelve más reflexiva y filosófica, con una mayor decantación de imágenes y afinamiento de sus recursos expresivos, pero con igual sensibilidad para la captación de lo real y la misma seducción por la belleza sensible del mundo.
Algunos títulos de sus obras poéticas:
“Las lenguas de diamante” 1919
“Raíz salvaje”                     1922
“La rosa de los vientos”      1930
“Oro y tormenta”                 1950
“La pasajera”                       1967
“Elegía”                               1967

                                                                                                                                                                                               
Panteísmo: Concepción del mundo o doctrina filosófica en la que Dios y el mundo se identifican.  Puede concebirse la naturaleza como una manifestación o emanación de la divinidad, o a Dios como inmerso en la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada