sábado, 2 de abril de 2011

LITERATURA BÍBLICA

FICHA AUXILIAR PARA EL ESTUDIO DE LITERATURA BÍBLICA



Características del pensamiento religioso hebreo.

El contenido principal de la Biblia está constituido por el pensamiento religioso del pueblo hebreo, por ello es importante ver algunas de su características.

MONOTEÍSMO: Como lo indica el término , el pueblo hebreo creía en la existencia de un solo Dios.  No obstante ello, hay algunas teorías que afirman que el monoteísmo fue el resultado de una evolución pues se considera que este pueblo fue primero IDÓLATRA y POLITEÍSTA; luego fue ENÓLATRA (culto al dios del pueblo, religión nacional) y finalmente se constituyó en MONOTEÍSTA.

ALIANZA: Con frecuencia en los textos bíblicos se encuentra la expresión: “Israel es el pueblo de Yahvé (uno de los nombres que recibe Dios).  Esta afirmación descansa en la idea de que entre el pueblo hebreo y Dos existe un pacto o alianza que implica compromisos de ambas partes..
A)- De parte de Yahvé implica protección y ayuda constantes.  Esto queda simbolizada en la promesa de un territorio para el pueblo hebreo llamado comúnmente: “la tierra prometida”.
Por otro lado Yahvé promete una descendencia numerosa y el señorío o dominio sobre las demás naciones.
B)-De parte del pueblo hebreo hay un compromiso de fidelidad y acatamiento de la voluntad de Yahvé.  La primera vez que este pacto se lleva a cabo es a través de Abraham.
Esta alianza se representa a través del rito de la circuncisión que vierte la sangre del varón y que significa que los descendientes de Abraham aceptan su obligación frente a Dios.
Este pacto se formula por segunda vez en Egipto, en el monte Sinaí y finalmente habrá de renovarse por tercera vez con el advenimiento de Jesús en donde los privilegios que antes se otorgaban a Israel abarcarán a toda la humanidad.

MORAL: La religiosidad hebrea consta de una serie de leyes de alto contenido moral.  Yahvé como creador del hombre tiene derechos sobre él, es legislador y su ley es considerada sagrada y conveniente para el individuo y la sociedad.
Los principales preceptos morales incluidos en los diez mandamientos son: honrar a los padres; la prohibición de matar; fornicar; mentir; robar; calumniar; y codiciar los bienes ajenos, entre éstos, la mujer del prójimo.
Este decálogo moral rige para hebreos y cristianos.

MESIANISMO: Este comprende dos ideas fundamentales: A) la del futuro advenimiento del Mesías y  B) el papel rector de Israel sobre los demás pueblos.
Ya desde el comienzo de los textos bíblicos se habla de que de la descendencia de Abraham llegará un salvador para renovar la alianza pero en este caso con toda la humanidad.
Ese salvador redimirá con su sacrificio a toda la humanidad.
Coexisten dos visiones de ese Mesías anunciado.  Por en lado es presentado como un rey invencible, dominador de pueblos, o como sacerdote y víctima redentora de la humanidad.
Cuando aparezca la figura de Jesús, habrá de producirse una profunda división dentro de la comunidad hebrea.  Unos la identificarán con el mesías esperado y darán origen a la doctrina cristiana y otros verán en él a un impostor.

CULTO: Si bien al principio  la religión hebrea practicaba un culto individual, luego se trata de una liturgia oficial y codificada.  Existe una tribu, la de Levi, destinada exclusivamente al culto; una familia, la de Aarón, de la que surgen los sacerdotes a lo largo de las generaciones; un templo en Jerusalén y un culto único con sus rituales particulares.
Entre las festividades destacamos: el descanso del sábado para honrar a Dios, la pascua que recordaba cuando el pueblo hebreo debió huir de Egipto, Pentecostés que conmemoraba la promulgación de la ley.


LOS NOMBRES DE DIOS.

Los nombres son Yahvé, Elohim, Adonai y algunas veces El Sadday.
Según tradición hebrea, habría un nombre secreto de Dios, el verdadero, que no se pronunciaba sino una vez al año, por el Sumo Sacerdote, en el día de la expiación.
Yahvé equivale a “soy el que soy” o “el que es”, y así se presentó dios a Moisés y es el más usado.



BIBLIA.  ETIMOLOGÍA DEL TÉRMINO.

La palabra “biblia” procede de la lengua griega y significa “los libros”.
De acuerdo a lo expresado anteriormente, podemos afirmar que la biblia es un conjunto de libros considerados sagrados por vastas civilizaciones.
Tanto para la comunidad judía como para la cristiana, el Antiguo Testamento es considerado sagrado.  Los judíos sólo toman como sagrado el antiguo testamento y los cristianos le dan ese carácter tanto al antiguo testamento como el nuevo.
No obstante ello no se puede afirmar que todo el material que la biblia contiene sea de carácter religioso, pues en ella aparecen: leyes civiles, censos, genealogías, actos administrativos, etc.
Tampoco se la puede considerar una obra literaria en el estricto sentido de la palabra , puesto que su finalidad es sobre todo didáctico, más allá de que existan en ella pasajes de indiscutido valor literario.
El carácter sagrado de estos libros deviene de su condición de considerárselos inspirados por Dios.
Estructuralmente “la biblia” se divide en dos partes llamadas: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento.
La palabra testamento significa Alianza, por ello también podemos hablar de Antigua y Nueva Alianza .
En el antiguo testamento se relata desde el origen del universo, pasando a su vez por las diversas instancias que constituyen la historia de este pueblo de origen mesopotámico.
Paralelamente aparecerá aquí el conjunto de leyes de la religión hebrea y se relatarán las diversas instancias de la relación del pueblo hebreo con su Dios.
Por medio de esta Alianza el pueblo judío se compromete a ser fiel a Yahvé y éste a su vez otorgará protección, tierra y descendencia.
El pueblo judío asigna carácter sagrado a esta parte de la Biblia llamada Antiguo Testamento.
En el Nuevo Testamento o Nueva Alianza, ocupará un lugar fundamental la figura de Cristo, considerado por algunos como el Mesías anunciado en el Antiguo Testamento.
Importante espacio en el Nuevo Testamento lo ocuparán los Evangelios que en número de cuatro proporcionarán diversas versiones del nacimiento, vida y pasión de Cristo.
Esta parte de la Biblia es considerada sagrada sólo para los Cristianos y no por los hebreos, puesto que para ellos, Jesús no es el mesías anunciado.
Para la comunidad cristiana ambos testamentos revisten carácter sagrado.





                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada