lunes, 21 de marzo de 2011

EDAD MEDIA

                              INFORMACIÓN  SOBRE     EDAD    MEDIA


Entre la antigüedad clásica y el Renacimiento, la Edad Media comprende una vasta extensión temporal (siglos V al XV) en la que tuvieron lugar procesos muy diversos.  El siglo XV, si bien corresponde a la Edad Media, tradicionalmente es tratado como una etapa de transición: en él se produce la consolidación progresiva de la burguesía como clase dominante; en el campo literario, la escritura se afianza frente a la oralidad como modo de transmisión de los textos y va instaurándose una idea de estabilidad del escrito.
Quienes consideren al siglo V como inicio del medioevo otorgan una significación decisiva a las invasiones germánicas.
Sin embargo para otros historiadores, los inicios del período pueden verse ya en el siglo III, en la crisis del llamado “bajo imperio” romano.  Roma fue perdiendo cada vez más poder como centro político y cultural, y su autoridad imperial se fue diseminando en los jefes militares de los ejércitos regionales, quienes luchaban entre sí por fijar su territorio, mientras avanzaban los primeros invasores germánicos.

EL MUNDO MEDIEVAL

 Sus principales características son:
-          fundamentación teocéntrica de la imagen del mundo: dios es el centro del mundo.
-          Auge de la cultura monástica, desarrollada en los conventos, que nucleaba a los clérigos, intelectuales letrados, y que poseía un carácter marcadamente religioso.
-          Desarrollo de la economía agraria y de la producción artesanal.
-          Primacía de un ideal de trascendencia colectiva, en el que las relaciones sociales se establecían sobre  la base del vínculo señor-vasallo (vasallaje).
-          Modo de transmisión oral de la tradición y la cultura.

LITERATURA MEDIEVAL

La oralidad es un rasgo fuertemente distintivo de la sociedad medieval.  El sistema de las textos concebidos para ser dichos (los Cantares de Gesta, los romances) entra, hacia fines del período, en tensión con la paulatina consolidación de la escritura.  Con la diferenciación progresiva y el desarrollo posterior de las lenguas nacionales, van surgiendo las literaturas en lengua nacional.
La oralidad domina la literatura y las relaciones sociales.  Por ejemplo el contrato con el que se formalizaba el vínculo feudal entre señor y vasallo se formalizaba en una ceremonia pública, oralmente y ante testigos.  Recién a mediados del siglo XII comienza a generalizarse la escritura en la administración pública.
La transmisión oral supone la atribución de un poder vívido a la palabra de un individuo  que actúa (canta, recita o lee) ante un auditorio.  Los textos se construían para ser transmitidos en una situación cara a cara (diferente de la mediación que supone el libro impreso) y esto les otorgaba ciertas particularidades en sus procedimientos, que se manifiestan como indicios de oralidad.

LOS JUGLARES Y EL ANONIMATO

 En la Edad Media, la originalidad individual no era consolidada un valor.
Los “Cantares de Gesta” son anónimos: no carecen de autor sino que de ellos prevalece la concepción colectiva y popular, por la cual los textos son patrimonio de quienes los reciben más de quienes los crean.  La conservación en la memoria a través del tiempo garantizaba su antigüedad y, por lo tanto, su valor.
En el siglo VII aparecen en Europa los juglares. Músicos, recitadores, mimos ambulantes se ganaban la vida difundiendo poesía propia o ajena.
A partir del siglo XI, los juglares alternan con los trovadores, poetas cortesanos que componían pero no difundían sus obras fuera de su ámbito.  En sus comienzos, los trovadores propusieron un tipo de poesía de temática amorosa cortés.
En Provenza, provincia antigua del sur de Francia, surgió la más antigua literatura en romance, que se desarrolló entre los siglos XI y XIII.  Esta poesía trovadoresca es de tema amoroso, y en ella, la dama ocupa el rango que, en la escala feudal, ocupaba el señor.  El poeta era su vasallo.


LOS CANTARES DE GESTA

Fueron los juglares los que difundieron los Cantares De Gesta, extensos poemas en verso que por sus características eran:
-          épicos: relacionados con la construcción de la nacionalidad, narraban hazañas (gestas de héroes).
-          Orales: estaban destinados a la recitación pública, modo de transmisión de los textos característico del medioevo.
-          Anónimos: de autor desconocido.
-          Tradicionales: la transmisión oral de generación en generación los conservaba en la memoria y garantizaba el valor y la antigüedad de los textos.
-          De métrica irregular (con versos que oscilan entre 13 y 16 sílabas) y rima asonante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada