domingo, 20 de marzo de 2011

POPOL VUH

         FICHA AUXILIAR PARA EL ESTUDIO DEL POPOL VUH


El POPOL VUH , originariamente, estaba escrito en jeroglíficos, pero más adelante en las copias sucesivas se adoptó para el texto maya – quiché, la escritura alfabética.  Se ignora quién fue su autor, pero se sabe que era un libro muy antiguo, de modo que en el texto, en una especie de prólogo, se dice: “este es el primer libro pintado antaño”, expresión que indica su antepasado jeroglífico y su antigüedad.
Cuando los españoles tomaron la ciudad de Utatlán, el POPOL VUH  fue de alguna manera salvado.
El Padre Fray Francisco Ximénez, dominico, hombre sabio, estudioso, que sabía varias lenguas de estirpe maya, nombrado cura de  Chichicastenango, mientras evangelizaba a los aborígenes de esa región de Guatemala, se interesaba por sus creencias, que combatía con dulzura, de modo que ganaba la confianza de los indígenas.  Le fue prestado el POPOL VUH , que copió  en su lengua original y devolvió la obra a los indígenas y del texto quiché, que se conserva, hizo la primea traducción, que fue al español.
El original era un libro escrito en pictogramas y por lo tanto el manuscrito es una trascripción del mismo, en idioma maya pero con letras latinas; que es, además, una obra muy antigua escrita en jeroglíficos desde hace ya varios siglos y escondida por los quiché.
Es preciso señalar que: - los mayas consideraban al mundo como un gran
                                         cuadrado cósmico; al principio formaron el mundo de
                                         arriba o cielo y el intermedio o tierra; cubierta
                                         totalmente por las aguas.  Sólo después crearon al 
                                         al mundo inferior.
                        
-   Los chaques, los batabes y los abkatunes eran los                protectores de cada uno de los ángulos de esos tres   mundos cuadrados y superpuestos; esos ángulos tenían colores rituales.
-          El Creador (son varios dioses en uno) forma todas las cosas por medio de la palabra.  Esta, pronunciada con fuerza mágica hace que todo aparezca.  Se piensa enseguida en la Biblia : “hágase la luz. Y la luz fue”. Pero sería un error creer que esta idea del autor anónimo del POPOL VUH viene del cristianismo o del judaísmo porque la doctrina de la palabra creadora aparece en la literatura del Egipto faraónico.
-          Tenían un calendario astronómico de 365 y cuarto, pero más perfecto que el actual nuestro, porque todos los meses tenían la misma cantidad de días, salvo los últimos, nefastos o días sin nombre y por lo tanto, sin protección para los hombres.





LAS EDADES DEL MUNDO



Los dioses no son al comienzo una fuerza omnipotente sino una inteligencia que se va despertando y creciendo lentamente y que se experimenta su obra como un sabio de laboratorio  podría hacerlo.  El animal es un intento fallido de creación de seres inteligentes.

Segunda edad del mundo:  En el POPOL VUH  los animales no son destruidos, pero sí castigados por una especie de fuerza fatal, y sometidos a una subordinación dolorosa: se comerán los unos a los otros.
Pero a este período de creación sucede otro; los dioses se reúnen de nuevo y tratan de darles su criatura, inteligencia, una forma más adecuada para pensar, y así forman un hombre de barro.  Decía algunas palabras, pero sin sensatez y además su forma “se caía, se ablandaba, se mojaba, se cambiaba en tierra, se fundía”...por lo tanto, está condenado a desaparecer, o sea a volverse de nuevo tierra.
Al instante deciden destruirlo y dijeron:”¿cómo haremos para que nos nazcan adoradores, invocadores?”.
Los dioses, como los investigadores científicos de un laboratorio, realizan experiencias, dudan, se desalientan del fracaso de sus resultados,  destruyen el fruto de su cálculo fallido, y vuelven a investigar.

Creación del hombre de madera


Los dioses no se sienten vencidos y tras la creación de los seres con forma animal y luego humanoide, deciden, por tercera vez, hacer una prueba.  Ahora bien, el autor o autores anónimos del POPOL VUH, quieren reafirmar que el principio vital está constituido por una fuerza ciega al principio pero que se desarrolla entre lentos tanteos.  Y por eso es que los dioses tiran a la suerte para saber si el ser de la tercera creación debe ser esculpido utilizando madera como material base.
Como tampoco resulta la creación del hombre de madera, pues lo que han logrado crear es el mono, más cerca del hombre, pero no todavía de inteligencia superior, esta raza de seres es destruida por los dioses mediante un cataclismo, que es el BUTIK.

El BUTIK

Los BUTIK son cataclismos que destruyen de algún modo a cada humanidad, pero que se diferencian de diluvios de otras literaturas porque todo lo que sirve al hombre se vuelve contra él, se toma venganza de los que sufrieron bajo la dominación humana.
El cuadro de la destrucción del hombre de la tercera edad es la página más sombría, no sólo del POPOL VUH, sino de toda la literatura maya.
En todos los países existen relatos de grandes catástrofes, de destrucciones del mundo, pero ninguna reviste tal sentido de oscura belleza de patetismo y horror donde se muestra a los hombres huyendo a fin de escapar al desastre.
Los hombres de la tercera creación , no sólo se acordaban de sus creadores, sino que caminaban sin rumbo y además andaban a gatas.

El hombre de maíz


Hay una serie de aventuras a cargo de semidioses entre el BUTIK y la creación cuarta que algunos autores creen que son textos traspapelados y mal puestos.
Pero puede ser que el escritor maya desdeñe el relato rectilíneo.
Ya se ha expresado que el texto original copiado por el Padre Fray Francisco Ximenez estaba todo corrido, sin señalar capítulos y que luego Brasseau de Bourbourg señalo partes y capítulos.  La creación del hombre de maíz figura mucho más adelante, al comienzo de la tercera parte.
Los dioses logran en un cuarto intento, hacer hombres verdaderos, superiores a todo lo anteriormente creado, con la finalidad de que sean nutridores.
El MAÍZ, fue la alimentación básica de los americanos de las altas culturas, como el trigo para la zona mediterránea y el arroz para India y China.
El MAÍZ fue una planta elaborada por cruzamiento de dos especies, de modo que resultó un invento revelador de un alto conocimiento en materia de botánica.  De ese modo, el hombre de maíz significó el hombre llegado a un alto grado de civilización.
Cuando los dioses lograron su propia perfección, hicieron por ello la criatura perfecta, tanto que no sólo veían los ángulos del cielo y de la tierra, sino que eran prácticamente dioses.
Las deidades deseaban crear, no a sus iguales, sino a sus servidores y por eso no vieron su obra con alegría.
Había que quitarle al hombre de maíz parte de su inteligencia, deshacer en parte la obra, rebajarles la perfección a los 4 hombres creados.
En fin, tras la petrificación de los ojos de los hombres de maíz, le quedó al hombre de ahora la reminiscencia de una antigua sabiduría; vive devorado por el sueño de lo absoluto, por un mal metafísico al cual quiere pero no puede acceder

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada